Trabajar en grupo, ¿mejor que solo?

Trabajar en grupo, ¿mejor que solo?

Muchos tenemos en nuestro inconsciente la filosofía positivista de superación, individualista, de triunfo a cualquier precio… y que es mejor “hacerlo solo”. Recogida e incentivada en multitud de films, muy de “Hollywood”, a lo “Sin perdón”, a lo “Rambo”…

En realidad, son pocas cosas o acciones las que conviene mejor hacer solos. Lo normal es que haya limitaciones que hagan necesario contar con otros. Aunque trabajar con gente no es trabajar en grupo o en equipo. Hay circunstancias donde incluso resulta contraproducente o peor.

Trabajar o llevar a cabo proyectos de tipo empresarial, o de otra índole, suele requerir un grupo de personas coordinadas. A veces, incluso, podemos vernos obligados a trabajar dentro de un grupo -en el desarrollo de un proyecto o proceso de trabajo.

Pero cuidado! Sin reglas y sin sistema de trabajo el grupo puede ser la peor forma de conseguir el objetivo. Piezas sueltas no engranadas, no ensambladas, no forman un sistema eficaz de trabajo. Se trabaja en equipo porque se persigue ser más eficaz y eficiente, es mejor para lograr el objetivo perseguido.

Ser un grupo o equipo tampoco significa que se trabaje como tal. No todo el mundo está preparado para integrarse en un equipo. El perfil personal de los integrantes (psicológico, emocional, experiencial…) es de suma importancia para lograr sean complementarios, no competidores. En el “cesto” sólo deben ir personas que aporten, que sumen y ayuden a generar buen clima de trabajo. Competir dentro de un grupo es como remar contra corriente, sólo actitudes de cooperación deben tener cabida. Los “egos” y sentimientos lastrantes como el rencor, la envidia, el recelo, la desconfianza, dinamitan el grupo, le restan todo su potencial.

Que un grupo funcione está supeditado a muchos factores: 

  • el primero es que sea necesario el trabajo en grupo -no todas las tareas lo requieren-,
  • el segundo, que la suma de las partes sea superior a cualquiera de las individualidades -se necesite el aporte de todos-,
  • el tercero, que alguien lidere -el liderazgo compartido puede funcionar en algunos casos, pero alguien debe tener mayor control o poder de decisión-,
  • el cuarto, que exista un sistema de trabajo y unos roles,
  • el quinto, que los miembros compartan la información que se maneja dentro del grupo -se sientan integrados e importantes-, y
  • el sexto, que todos los miembros tengan motivación y/o incentivos suficientemente poderosos para realizar la tarea conjunta.

Por supuesto hay más…

Piense en un equipo de Fútbol, incluso el Barça ¿Cree que se dan todos los factores citados?

Y ahora piense en usted mismo. En caso que trabaje dentro de un grupo ¿Se dan estos factores en su trabajo actual? 

Reflexione y comparta sus opiniones sobre los aspectos que favorecen, y que no, el trabajo en equipo.

Dr.Gaspar Berbel (consultor de Aptabel, profesor e investigador en Mediterrani)

Post Tagged with ,

4 Responses so far.

  1. Actividades y dinámicas empleadas en diversas universidades de negocios demuestran que un trabajo grupal tendrá más éxito si la información que se maneja es compartida, y hay un sistema de trabajo definido en base a las capacidades de los miembros y en base al fin u objetivo perseguido.

  2. Nerea López dice:

    Tras leer el artículo, considero que el tema de los trabajos en grupo es algo a lo que nos tenemos que enfrentar la mayoría de alumnos y de todos los puntos citados anteriormente, unos de los más problemáticos y perjudiciales sería el de las aportaciones individuales. Todos nos hemos tenido que enfrentar en uno y otro momento a un grupo de trabajo en que se da el “uno trabaja y 4 miran”, pero luego se benefician de los resultados.

    Creo que es un problema que nos viene de lejos y que desde pequeños, en las primeras etapas de la educación, se deberían fomentar mucho más los proyectos en equipo, para aprender a trabajar en grupo, respetando a los demás y aportando utilidad

    ¿Si no somos capaces de hacer una casita de plastilina en equipo, como vamos a afrontar retos mayores en el futuro?

  3. Xènia Toda dice:

    Buen artículo! Si me preguntasen a mi sobre cómo prefiero trabajar diría que a mi personalmente me gusta más trabajar en solitario. Así, puedo hacer el trabajo en los huecos de mi día a día, ni que sea solo un rato. Es dificil poder coordinar horarios con los otros miembros del grupo, además de poner de acuerdo opiniones y de decidir quien va a ser el líder del grupo cuando no hay uno establecido. Todos quieren que se valore su opinión y muchos se enojan si no se lleva a cabo su idea o no se tiene en cuenta su punto de vista. Es difícil que todo el grupo esté igual de motivado, y cuando el trabajo depende de otros, que tal vez no le dan la misma importancia, puede desmotivarte a ti también.

  4. Aida Milan dice:

    Es un articulo interesante ya que, no te motiva a trabajar más en grupo, sino a trabajar de la mejor forma posible ya sea individual o en conjunto. No por rodearte de personas con las cuales hay un objetivo en común ya será más fácil el camino a cumplirlos sino que, tiene que existir la motivación y la predisposición para lograr llegar a la meta. Cuando se realiza un trabajo en grupo la información o conocimiento que adquiere cada uno no debe utilizarse para competir con los integrantes de tu grupo sino que, hay que compartirla para entre todos poder sacar el mejor provecho de los datos que se obtienen. Saber gestionar la información más que el propio hecho de poseerla. La clave esta en compartir para crear la confianza necesaria para el mejor funcionamiento del grupo de la forma más eficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.